¿Es Bitcoin realmente privado?

Se libre

Traducción del artículo original.

Uno de los conceptos erróneos más comunes sobre Bitcoin es que es una moneda completamente anónima y privada. Desafortunadamente, es cualquier cosa menos anónima y privada. De hecho, la innovadora cadena de bloques en la que se basa Bitcoin es esencialmente un gigantesco libro de contabilidad que permite a todo el mundo ver dónde fluye el dinero con perfecto detalle.

Dicho esto, alguien no puede averiguar quién es usted observando únicamente la cadena de bloques. Todo lo que vería son las direcciones de Bitcoin, que parecen datos aleatorios codificados. Sin embargo, si alguien es capaz de vincular una dirección de Bitcoin con su identidad real, entonces puede empezar a rastrear sus transacciones a través de la cadena de bloques, y ahí es donde la privacidad se vuelve peligrosa.

Desafortunadamente, hay muchas maneras de que su identidad real pueda ser vinculada a su dirección de Bitcoin. Donde el riesgo es mayor es en el lugar donde usted obtuvo su Bitcoin en primer lugar: el intercambio. Debido a varias legislaciones contra el blanqueo de dinero, los intercambios de Bitcoin están obligados a saber a quién venden Bitcoin (conocido como KYC, Know Your Customer). Por eso, cuando te registras en un intercambio, casi siempre tienes que enviar escaneos de tu identificación gubernamental y una factura de servicios públicos para que te “verifiquen”. Por supuesto, la profundidad de la información necesaria para ser “verificado” significa que sería muy, muy difícil disputar que no eras tú quien usaba el intercambio. En otras palabras, no hay mucho espacio para la negación plausible.

Otra área en la que las direcciones de Bitcoin pueden ser ancladas en las identidades es en el mercado. Por ejemplo, si usted usara su nombre y dirección reales al comprar algo usando Bitcoin a través de un minorista online, su identidad podría estar vinculada a la dirección desde la que envió el Bitcoin.

Por supuesto, el hecho de que un intercambio o un minorista posea esta información no perjudica necesariamente su privacidad a menos que se utilice o se entregue a un tercero. Esto podría ocurrir de varias maneras: (a) si las fuerzas de la ley preguntaran al intercambio/minorista qué direcciones de Bitcoin están asociadas a usted, (b) si la legislación futura requiere que los intercambios informen de las direcciones de Bitcoin de los usuarios, o (c) si su cuenta en el sitio web del intercambio/minorista fuera hackeada, la privacidad de su uso de Bitcoin puede deteriorarse rápidamente.

La otra cara de la privacidad de Bitcoin: La fungibilidad

Además de las preocupaciones en torno a la privacidad de las transacciones de Bitcoin a nivel personal, hay un riesgo a mayor escala también de una moneda que carece de privacidad, y es la fungibilidad. Andreas Antonopoulos lo explica mejor (https://www.youtube.com/watch?v=VuI-8EwqIS8), pero la fungibilidad es increíblemente importante para que cualquier moneda funcione.

Por ejemplo, si tienes dos billetes de cinco dólares, uno de los cuales ha sido utilizado para el tráfico de cocaína hace unos años, es importante que a pesar de esa historia los dos billetes sigan valiendo exactamente lo mismo. La fungibilidad significa que el billete utilizado para el tráfico de cocaína no vale menos que el billete “limpio”. Si valiera menos, la moneda no sería fungible, lo que daría lugar a un sistema monetario que sería esencialmente inutilizable (imagínate comprobar que cada billete que recibes vale realmente el valor que figura en su etiqueta).

La fungibilidad es una preocupación para Bitcoin debido al hecho de que, a diferencia del dinero en efectivo, es increíblemente fácil rastrear su historia a través de la cadena de bloques. Imagínese que recibe varios Bitcoin que han sido utilizados en un mercado de drogas en línea, y luego intenta depositar ese Bitcoin en un intercambio sólo para que sea rechazado debido a su uso anterior. Si, por otro lado, Bitcoin fuera completamente privado, entonces el seguimiento de ese historial no sería posible, lo que resultaría en una moneda más fungible. Afortunadamente, Bitcoin es mayormente fungible hoy en día, pero eso es sólo porque los intercambios y procesadores de pago no están auditando el historial de transacciones de varios Bitcoins. Esto podría cambiar en el futuro, haciendo que la privacidad sea un aspecto importante para la adopción y supervivencia de cualquier criptodivisa.

Soluciones de privacidad

Afortunadamente, hay algunas criptodivisas además de Bitcoin que ofrecen una privacidad mucho mejor en la actualidad. La primera es Monero, un proyecto comunitario que utiliza la criptografía (firmas en anillo) para ocultar los datos de las transacciones, y en el futuro utilizará I2P para ocultar los datos aún más.

ZCash es una criptomoneda similar que, en lugar de ser un proyecto mayoritariamente comunitario, está desarrollada por un pequeño equipo de expertos en criptografía. ZCash utiliza pruebas de conocimiento cero para ocultar los datos de las transacciones, una nueva tecnología que aún no ha superado la prueba del tiempo, pero que parece muy prometedora y ofrece una mayor privacidad que la implementación de Monero.

Por último, está Dash, que utiliza una versión modificada de lo que se conoce como CoinJoin. Esencialmente, para asegurar la privacidad, Dash divide las transacciones en múltiples conjuntos de denominaciones estandarizadas (1 dash, 10 dash, 100 dash, etc.), y luego empaqueta múltiples transacciones para ofuscar exactamente dónde está fluyendo el dinero. Tenga en cuenta que estas mejoras de privacidad no están activadas por defecto en Dash, sino que requieren que el usuario utilice la función “PrivateSend” de Dash para activarlas.

El uso de una de estas criptomonedas centradas en la privacidad en lugar de Bitcoin reforzará significativamente la privacidad de sus transacciones. Además, si ya tienes Bitcoin, puedes intercambiar fácilmente tu Bitcoin por Monero, ZCash o Dash utilizando el intercambio Shapeshift, que no requiere ninguna información de cliente, o cuenta.

Cosmic radiation

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: