Miedo al fracaso

Se libre

Es raro que nunca le he temido al cambio, pero si le temo al fracaso; hasta cierto punto. He dejado actividades y bastantes cosas por el miedo a fracasar, esa Atiquifobia no me deja realizar muchas actividades y tomar buenas decisiones. Es algo que me atormenta constantemente porque va acompañado del agobio y es imposible continuar en cierta actividad o cualquier cosa en la que ande, simplemente me canso de ello y desde una vez pienso que saldrá mal y no me arriesgo en su continuidad.

Obviamente sé que sin fracaso no hay éxito y muchas otras historias y frases con las que te encuentras por internet, además desde niños nos enseñan en los institutos a ser persistentes y arriesgarnos para obtener lo ya fijado, pero este no es mi caso. Simplemente te enseñas a fracasar y es difícil corregir eso. Una frase con respeto a lo ya escrito que se me hace bastante interesante es esta; “El fracaso no es algo que temer o sobre lo que sentirse culpable, porque gran parte de la vida es la comprensión del fracaso y las lecciones que se pueden aprender del fracaso”. Y es algo normal para los que tememos al fracaso, culparnos por ello o involucrar terceros, algo que está mal.

Algo en lo que si no he fracaso, ha sido en el intento o como dice el proverbio chino; “El fracaso más grande es nunca haberlo intentado”. Todas las actividades que he dejado tiradas al menos las comencé en un principio, algo que está mal pero lo intente. Mi gran falla frente al fracaso ha sido no fijar una meta en concreto o planificarla correctamente, simplemente dejo que las cosas fluyan y en realidad no terminan tan bien como me lo esperaba.

Simplemente escribo esto para dejarme claro que dejaré el fracaso atrás y desde ahora en adelante (en realidad ya llevo tiempo practicando), dejaré ese temor a fracasar y me lanzaré a por nuevas actividades sin morir en el intento, de hecho ya tengo mi objetivo fijo y planificado, espero no darle de baja, algo que suele pasar; fijar algo y darle de baja. Una frase que me motiva día tras día es esta; “Nunca es tarde para aprender. Nunca es tarde para empezar de nuevo. Siempre podemos cambiar y mejorar”.

Solo quería escribir un poco de lo que me ha pasado y posiblemente sea normal ¿Quién no sea sentido culpable por su fracaso? Es algo que viene por naturaleza y obviamente tenemos que corregirlo aprendiendo, día tras día. Es ese pequeño aliento que nos damos nosotros mismos el que en realidad ayuda en nuestro proceso, solo necesitamos de nosotros; el de terceros no vale. Y esa es la mayor barrera; la aceptación de nosotros mismos. Simplemente cuando sabemos que nos estamos equivocando, recurrimos a terceros para que nos ayuden (algo que está mal), las opiniones de ellos sobran y muchos de esos “consejos” no llegan hacer lo que en realidad pensabas o simplemente lo que no querías escuchar.

Lo que yo he hecho, y lo que recomiendan expertos es tomarse un pequeño suspiro y después de un tiempo volver a retomar todas estas actividades (no muchas) solo las que necesiten más prioridad, esto para evitar el agobio.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: