¡Cuánta razón!

Se libre

“El solitario ofrece su mano demasiado rápido a quién encuentra”; una triste realidad que he podido vivir.

  • ¿Cuánto no te espere?
  • ¿Cuánto no te ayude?
  • ¿Cuándo no te escuche?
  • Y al final me traicionas.

He sido un solitario que siempre le he dado la mano a quién lo necesita sin ni siquiera preguntar, pero al final se llega al mismo resultado; la traición. Han sido pocos los agradecidos y muchos los atrevidos.

Seguramente a raíz de varios sucesos, he empezado a cambiar mi mentalidad y en vez de dar la mano e abofeteado a más de uno, muchos dicen que he cambiado y que no soy el mismo educado de antes, pero lo que no saben es que he cambiado para bien, sin dejar de ser el mismo de antes; respetuoso con quién se lo merece e infame con el chocante.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: