Gudim | El Dios de la ironía

Se libre

Gudim Anton es un ilustrador Ruso, que he proclamado “El Dios de la ironía” ¿Por qué? Por ahí hay un dicho que dice “una imagen vale más que mil palabras” y así es, las ilustraciones creadas por dicho ilustrador son sacadas de la cúspide de la ironía, dando como reflexión situaciones reales de parte de tiras cómicas.

Sus redes sociales: https://www.instagram.com/gudim_public/ o https://inktale.com/

Aclaro Respeto bastante los derechos de autor y pues, en su momento (2018) le envíe un mensaje pidiendo permiso para utilizar su material y su respuesta fue afirmativa. Además de ser gracioso con referencia al llamado “Dios de la ironía” y expresar que otros cogen sus obras sin pedir permiso, que era una buena acción de mi parte (me curo en salud).

Cosmic radiation
Cosmic radiation
Cosmic radiation
Cosmic radiation

El ilustrador ruso Gudim Anton asegura que no busca el humor: «No es una prioridad ni un objetivo para mí, solo recuerdo un par de veces en que se me ocurrieron ideas realmente divertidas». O sea, que si te ríes, es cosa tuya. «Si algunas imágenes resultan divertidas para alguien (o si no), genial. Estoy contento de todos modos siempre que haya logrado crear algo interesante», expresa.

Cosmic radiation
Cosmic radiation
Cosmic radiation
Cosmic radiation
Cosmic radiation
Cosmic radiation
Cosmic radiation
Cosmic radiation
Cosmic radiation
Cosmic radiation
Cosmic radiation
Cosmic radiation
Cosmic radiation

Es un humor, más bien, de fibra absurda. La mayoría de situaciones absurdas que se producen en el mundo son irrefutables, pero cada uno se conmueve con aquellas que, por algún motivo, le interrogan. Por eso, el absurdo es un hilo, no un tejido: no puede incluir todas las veces a todo el mundo.

Cosmic radiation
Cosmic radiation
Cosmic radiation

La conclusión la escoges tú.

2 comentarios en «Gudim | El Dios de la ironía»

  1. ᛤᗑᛥᛣᗑ 💔➡️🗑 dice:

    No conocía a este autor. Qué agudeza que tiene, qué detallista. Para mí, es una clara burla hacia la sociedad, una crítica ácida, en donde deja en evidencia lo patológica que es la sociedad mundial en la actualidad (porque casi que ya no hay sociedad, comunidad o grupo en el mundo en el que no se haya “dejado enfermar” un poco).

    Ya el sólo hecho de la telefonía celular en la actualidad se merece una serie completa. Y de esa serie, WhatsApp se merece un libro para sí solito. Yo no dejo de sorprenderme cómo la tecnología sigue estupidizando a la gente, y eso, indirectamente, me está haciendo alejar un poco de la tecnología a mí. La sigo usando, por supuesto, pero con cada año que pasa voy limitando su uso en algún aspecto.

    Pero volviendo a Gudim, qué lindo es criticar a la sociedad desde el arte, casi sin palabras de por medio, y de buscar esos momentos incómodos o raros —y repetitivos— en los que no podemos definir muy bien qué es lo que está pasando y qué sentimientos o reacciones ocurren en nosotros, una especie de mezcla de reality show y broma pesada (con toques de marketing, desde luego).

    Gracias por divulgar las obras de este artista contemporáneo. 😎

    Responder
    1. [email protected] dice:

      Tú lo haz dicho “qué lindo es criticar a la sociedad desde el arte” y es que merece una burla nuestra cruel realidad… me encanta nadar en esos mares de artísticas contemporáneos que critican dicha realidad desde el arte, sea la escena que sea.

      Saludos.

      Responder

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: