El Software libre te hace un poco invisible

Se libre

Hoy les vengo a comentar mi experiencia de cara al Software Libre (socialmente) y es qué, en la practica puedes tener más de un tropiezo para su perfecta ejecución, en este caso, no tropiezos técnicos sino sociales… les comento un poco de mi experiencia:

Ya no recuerdo cuando fue la primera que me moví por completo al movimiento del Software Libre, pero si pequeños fragmentos en donde fui absorbido por los discursos públicos de Richard Stallman, esos fueron mis primeros acercamientos con dichas iniciativas.

La primera vez que tuve un ordenador propio fue aproximadamente a los 12 años, para aquel entonces ya conocía un poco del mundo técnico, tanto que era gran fanático de corporaciones como Microsoft, Apple, Google, Facebook solo porque veía un gran imperio tecnológico que generaba un cambio en el mundo tanto directa como indirectamente. Además de poseer los gurus más importante de todos los tiempos de la informática, toda aquella admiración desde el lado técnico hasta que pude comprender mejor el tema “social” y sus implicaciones, es ahí donde empecé años más adelante a leer sobre Denis Richd, Richard Stallman, Ian Murdock, Aaron, Linus Torvalds y un laaargo etc de genios opuestos a los grandes jefes corporativos que había detrás de cada compañía. A pesar de por aquel entonces conocer la historia del Software y sus implicaciones sociales todavía no me atrevía a ejercer el cambio en mi vida personal, creía que eran cuestiones que se debían aplicar a determinados casos o que en su defecto iba a ser muy complicado de realizar por un mortal como yo… así dure unos años donde el movimiento fue lento pero progresivo, comencé cambiando las apps de mi celular por unas libres, luego deje el móvil para pasarme por completo al ordenador, de allí adapte un dual-boot con Windows 7/Ubuntu para irme adaptando poco a poco, todo hasta llegar al punto de borrarme de Internet (como personal natural) y tener GNU/Linux como principal sistema operativo. En definitiva me enamore tanto de dicho movimiento social que rápidamente me agrupe en redes sociales libres con gente afines a dichas ideas, fui participe de asambleas y eventos locales afines a dichas ideas y hasta quise viajar hasta Bogotá/Colombia para poder charlar con el maestro Richard Stallman (en una de sus primeras visitas) no obstante teniendo como limitante mi estudio y el poco dinero para viajar de una ciudad hasta la otra punta de mi país, aunque… prácticamente era “tan lejos y a su vez tan cerca”.

Tengo que admitir que todo fue un cambio radical en muy poco tiempo (relativamente) y es que, desde el primer momento que empece a compartir espacios con personas afines a dichos ideales todo cambio: mi forma de vestir, de expresarme, mis gustos y hasta casi mi música, aunque no lo creas todos tenemos algo en común que es muy particular, inclusive puedes observar las personas que somos afines a dichas ideas con un “historial” particular y coincidencialmente idénticos ¿por qué será? Es la clave de cualquier movimiento social y su adoctrinamiento.

A la misma vez que me acercaba más a personas de este ámbito sentía que me separa más de otras que en su momento fueron “cercanas” tanto que, mi único canal de comunicación era ir a mi casa, escribirme por correcto electrónico o bajarse alguna red de la que era participe, cuestión qué, pocos se atrevían a acceder ¡solo unos pocos lo hicieron! Y al día de hoy se mantienen; ese mi fue mi mayor error… convivir tan cerca con algo que acá se desconocía tanto.

Quizás no tenga sentido para ti lo que te estoy contando, pero si tenemos en cuenta la ubicación geográfica ya deja mucho que decir… nosotros fuimos los últimos por darnos por enterados de que existía algo alternativo al gran GAFAM y todo gracias a Internet que fue el mayor canal masivo de comunicación, si así no fuera quizás todavía seguiríamos desconociendo por completo lo que había más allá de Facebook, Microsoft y Google ¡gran diferencia amigo europeo! Actualmente el movimiento se ha fortalecido en mi país bastante, todo gracias a eventos como el FLISOL (https://www.flisol.ec/) y eso que aun así muchos somos vistos como “nerds” ante el publico.

Si no estás en Facebook no existes.

La dura realidad es esa, TODOS hasta la abuela de 90 años tiene Facebook por lo tanto hace que sea uno de los canales de comunicación más utilizados en nuestro país (ahora le ha relevado WhatsApp) y ha pasado a convertirse en algo muy cotidiano, tanto que las compras de la tienda de la esquina las puedes gestionar con dicha interacción, llega a tal punto que en las entrevistas de trabajo usualmente piden tu perfil de Facebook para “analizar” tu comportamiento y si, perfilar.

Ha sido un gran absorbimiento y el resultado fatalista para nosotros los implicados en el Software Libre, es: desaparecer.

Durante unos años me desaparecí por completo, tanto que las personas cuando me veían en “físico” expresaban que creían que había muerto ¡qué nivel! Aun así nunca se preocuparon por entablar una conversación, bueno, ni yo porque esa misma elección de dejar todo es algo egoísta o eso pareciera. Ya cualquier gestión o quedada la tenía que agendar por medio de una llamada y era bastante raro para la persona que estaba del otro lado de la linea, todo porque expresaban que en semanas/meses yo era el único que les llamaba a su teléfono móvil, nadie más. Además si todo lo anterior te hacer extraño, lo es más aun expandir el conocimiento de lo que es el Software Libre ¡evangelizar! Todos se lo tomaron como “¿este tío que se ha fumado?” Y más cuando me deshice por completo del teléfono móvil por ser el arma de seguimiento de primera mano ¿ves? Cobra nulo sentido para alguien del común, para nosotros que ya conocemos el trasfondo nos parecerá “normal” y un protocolo más para evitar o obstaculizar nuestra obtención de datos o lo que es: la huella digital.

¿Conclusión? Ahora en día he notado que esa transformación me ha servido bastante para borrar/ocultar mi huella digital, pero en el tema social es un poco caótico, todo porque el hombre es un animal político en donde su existencia se vale de conexiones/interacciones y demás, sin eso dejamos nuestro apartado natural de un lado para pasar a un plano asocial auto proclamado, cuestión qué, algunos pueden conformarse con ello, otros no. En mi experiencia, he vuelto a recobrar malas practicas, he dejado de ser purista, eso si, sin dejar los valores del Software Libre de lado y aplicando los mejores mecanismos siempre que se puedan… aunque hay cosas inevitables, como por ejemplo: El WhatsApp de la empresa, si o si tengo que mantenerlo aunque no lo utilizo para conversar con todo el mundo sino más bien para el tema concreto que es el corporativo, nada más.

Es mejor ser sincero consigo mismo y no engañarse, hay cosas inevitables y una de ellas es ¿qué sentido tiene promover tanto “x” red para al final charlar solo con 4 gatos? Es difícil de admitir, pero una vez lo haces ya te sientes “mejor”, esa fue mi realidad; en las redes libres tenía más personas del exterior que las de mi propio país, solo pude hacer cambiar de redes a un total aproximado de 30 personas y eso que con el tiempo se fueron dando de baja, tanto porque las aplicaciones les daba fallas en su maldito Android-bloatware o porque se cansaron de solo utilizar ese canal de comunicación para conversar conmigo (cosa que tienen la razón). Todo ello combinado me ha hecho volver a una red en especifica en donde he vuelto a recobrar esa conexión con todos y pues, ya es más normal que alguien me invite a salir, me invite a eventos presenciales, tengamos conversaciones generales bien largas y etc, cosa que no pasaba antes en las redes libres en donde sólo era preso de la formalidad, parece mentira pero los “intelectuales” también necesitamos un poco de estupidez en nuestras vidas… a pesar de que eso fue lo que me canso en su momento de la gente que me rodeaba, pero ahora veo que la cuestión de siempre interactuar con pseudo-intelectuales a intelectuales puede cambiar un poco, es muy monótomo el tema y en ocasiones el aire de narcisismo de “saberlo todo” es evidente; mucha gente fuera de lo común.

En fin… con todo esto no quiero decir que el Software Libre sea una basura, no, todo lo contrario: La dualidad que podemos observar en dicho ambiente, que por lo general es el mismo y como no, tratar de “controlar” la misma, cuestión que intento hacer para mantener mis valores de base que pude adquirir con el tiempo; solo les comento para corregir y ser “escuchado”, también voy a leer sus experiencias sociales (soy buen confidente).

Free as in Freedom

RMS

2 comentarios en «El Software libre te hace un poco invisible»

  1. Adrián Perales dice:

    Tú mismo lo explicas divinamente: llevar al extremo los postulados del software libre llevan al aislamiento social. Yo también estuve en el punto que tú, pero apostaría a que duré mucho menos. A día de hoy sigo teniendo redes centralizadas y WhatsApp precisamente porque me niego a que mi uso de la informática me quite tiempo con las personas que me importan. Es cierto que es una verdadera pena que la tecnología condicione las relaciones, pero la realidad que tenemos es esa. Y tampoco es justo (ni para nosotros ni para el resto) que vayamos en contra de lo que marca la sociedad. Yo no estoy dispuesto a pasar por ese aislamiento voluntario.

    Responder

Responder a [email protected] Cancelar respuesta

A %d blogueros les gusta esto: