Se libre

Hace unos días nuestra gata kika se cayó de un cuarto piso y fue donde comenzó nuestro mayor dolor.

Kika, era una gata que llevaba con nosotros trece años, ya casi los catorce. Era una bella gata, pero su edad avanzada con sobrepeso ya le traía un problema… Hace unos días sé cayo de un cuarto piso (no entendemos como) nunca en dos años (de vivir en alturas) habíamos tenido problema con la altura y nuestros animales domésticos, pero esta vez ocurrió lo peor.

Lo primero que hicimos fue subirla a la casa y dejar de hacer todo lo que estábamos haciendo para poderla llevarla donde un veterinario, el problema es que estaba demasiado temprano y no había ninguno abierto… nos tocó esperar, nuestra pobre gata a simple vista se veía muy mal y nos colocaba muy triste verla así; muchos en la casa lloraron.

Al final pudimos llevarla a un veterinario los cuales no le vieron mayor problema, algo que nos sorprendió porque un cuarto piso es un cuarto piso. Tuvimos que pagar un buen dinero para que le colocaran los medicamentos que necesitaba, aunque antes de llevarla pensamos en que era mejor que le aplicaran la eutanasia porque la veíamos muy mal y no queríamos que sufriera (la queríamos mucho) pero los veterinarios decidieron que era mejor aplicarles los medicamentos que mencionaba anteriormente y que le diéramos un buen cuidado en la casa, algo que no sirvió.

Malditos veterinarios de mierda, ninguno de sus medicamentos funciono y nuestra gata estuvo sufriendo durante sus últimos momentos de vida ¿Dónde está su maldita ética? En todo caso hoy hizo sus últimos movimientos y mientras lloraba con bastante dolor, se retorcía y murió.

Como mencionaba a principio de este escrito el posible problema fue su sobrepeso y avanzada edad, seguramente se subió al balcón a mirar y sus paticas no le dieron, se deslizó y cayó. En todo caso muy triste la perdida de este animal que queríamos tanto, pero lo más doloroso fue verla durante tres días con fuertes dolores y agonía, todo por un maldito mal pronóstico de los veterinarios.

Todo inicio tiene un final; en memoria de Kika.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: